Aire Acondicionado y Climatización – Los mejores consejos

Ha pasado más de un siglo desde que Willis Carrier sentase las bases del aire acondicionado moderno. Su desarrollo ha desembocado en un mercado accesible al gran público, con ofertas muy variadas en precios y prestaciones. Cartier comenzó a globalizar las primeras máquinas de aire acondicionado en edificios públicos y privados, como hospitales, aeropuertos, hoteles o cines. En los años 30, el aire acondicionado había ganado una popularidad inesperada y su promotor comenzó a fabricar aparatos domésticos, aunque los difíciles años 30 y 40 pospusieron su generalización. Hoy en día, hogares, vehículos y establecimientos disponen de refrigeración más o menos actualizada y su uso está absolutamente normalizado en la sociedad.

aparato de aire acondicionado
El verano suele provocar un aluvión de demandas entre los menos previsores. Pero antes de precipitarse en una compra, siempre es recomendable un tiempo de reflexión y comparación. Para empezar, existe una amplia gama de aparatos de aire acondicionado, cada uno diseñado para satisfacer necesidades concretas. Puede decantarse, principalmente, por una unidad de ventana, adosada a la pared o al techo, un sistema portátil o un centro de climatización para todo el hogar. Actualmente, la demanda prefiere los aparatos de pared, más baratos que la mayoría de opciones.

Una vez decidido el tipo, conviene atender a la letra pequeña que lo acompaña silenciosamente. Un aparato de aire acondicionado debe disponer, como poco, de un termostato ajustable, dos velocidades de ventilación, la posibilidad de ajustar las rejillas difusoras y una regulación eficiente de energía (EER). En el proceso de selección también deben tenerse en cuenta las facilidades de montaje y desmontaje en caso de necesitarlo, así como de limpieza, y los plazos de las garantías. Normalmente son cinco años para recambios y uno para el servicio domiciliario. Esta atención técnica resulta muy valiosa ante cualquier urgencia doméstica que pueda surgir.

Por último, los equipos de aire acondicionado con un EER mayor son mejores, aunque también puede subir el presupuesto. Sin embargo, decantarse por una opción con menos EER, un índice que mide la eficiencia energética del producto, puede ser poco inteligente a corto plazo. Una mala decisión asegura menos fiabilidad y mayor gasto de mantenimiento. Las marcas con más lustre suelen garantizar más fiabilidad en sus productos. Antes de la elección final, es muy útil una última comparativa de precios y opiniones recogidas en distintas páginas oficiales del sector. Internet puede convertirse en la herramienta ideal para poner fin a la búsqueda.  Más información aquí o en la web de http://www.presupuestosaireacondicionado.com/ 

Aquí podrás leer sobre lo que necesitas saber a la hora de comprar un aparato de aire acondicionado

www.aireacondicionadoweb.net

4.39/5 – 1322 opiniones